miércoles, 14 de marzo de 2012

Las Claves de la Gestión Ambiental


Por: Pablo Fernandez S. Convertida en una de las profesiones más demandadas de los últimos años, la Gestión Ambiental se ha convertido en un requisito obligatorio para organizaciones o empresas que deseen certificar sus actividades respetando al medio ambiente. Por tanto, esta práctica reciente, sigue siendo una ciencia en evolución constante y mejora continua.

Como en otras áreas profesionales existen tímidamente dos corrientes antagónicas que declaran, ambas, tener certeza en su accionar. Por un lado, algunos especialistas en el tema recomiendan seguir al pie de la letra las premisas de la Norma ISO 14001 y aplicar sus recomendaciones tal cual su interpretación. En la vereda de enfrente se sitúan aquellos profesionales que por el contrario preconizan “adaptar” las recomendaciones de la Norma a cada organización, basándose siempre en el contexto de cada situación (el entorno). La Norma es una sola, pero tipos de organizaciones hay muchas. La pregunta que se plantea es: ¿Qué corriente elegir?, bueno, como la mayoría de las veces la respuesta no es draconiana.

Inicialmente hay que entender que la Gestión Ambiental es una “caja de herramientas” que nos permite construir un Sistema de Manejo Ambiental desde su raíz, siempre y cuando sepamos utilizar los instrumentos adecuados cada vez, algo que no es nada fácil. Además, al no ser una ciencia exacta lejos esta de funcionar al 100%, ergo los postulados de mejora continua y revisión periódica. Sin embargo, de alguna manera la debilidad es la fortaleza de la Gestión Ambiental. Las innumerables variables que hacen de cada empresa u organización “únicas” nos da la pista para entender que nuestro espíritu crítico debe ser igualmente “único”, cada vez. La clave será entonces entender pero sobre todo interpretar las necesidades de la organización, de forma que la Política Ambiental y los objetivos medio ambientales estén en completa sincronía, sin comprometer su estabilidad financiera.

Para ello deberemos hacer hincapié, primero, en asegurar que el convencimiento de la Alta Dirección respecto al esfuerzo que significa implementar un sistema de control rígido existe, e implica un compromiso técnico y organizativo importante. Segundo, la Dirección debe plantearse objetivos y metas medioambientales lógicas, de acuerdo a sus necesidades y recursos, lo que puede revelar que en un momento dado la organización no este en capacidad de alcanzar una certificación ISO 14001 en el corto o mediano plazo. Este análisis concreto, nos deberá ayudar a identificar las debilidades de la organización de cara a cumplir con los requerimientos mínimos que sugiere la Norma  ISO-14001: 2004, y dirigir nuestros esfuerzos en esta dirección.

Para lograr la correcta y eficaz implantación de un Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA) tendremos en cuenta, antes que todo, las necesidades reales y potenciales de la organización que ha decidido llevar a cabo este proceso. 

1 comentario:

  1. La nueva versión 2015 de la norma ISO 14001 se encuentra mejor estructurada y da una mayor peso al compromiso de la organización con el ambiente,
    Recomiendo este programa para las personas que deseen profundizar sus conocimientos en ISO 14001,
    Diplomado ISO 14001 2015
    Saludos!!

    ResponderEliminar