jueves, 27 de septiembre de 2012

Empresas y ONG: una relación necesaria


Por: Pablo Fernandez S. Analizando la historia reciente, se podría decir que el cambio más notorio que se ha producido en los últimos veinte años en la relación empresas - ONG es el reconocimiento sincero por parte del sector privado, de las competencias y capacidades de los profesionales del tercer sector. Lo destacable de este fenómeno que se encuentra aún en plena evolución, es la desaparición de algunos prejuicios que solían impedir la construcción de esa sinergía tan necesaria para acelerar la puesta en marcha de programas de desarrollo exitosos, un verdadero triunfo del pragmatismo.

En efecto la prueba tangible de esta convergencia salta a la vista. La presencia tanto en encuentros nacionales como internacionales (vinculados con el desarrollo sostenible o el medio ambiente esencialmente), de una amplia gama de representantes de medios privados y no gubernamentales que discuten en conjunto sobre nuevas metodologías y tendencias es cada vez más común. Lógicamente, estos encuentros han permitido atenuar divergencias y construir, en base a la experiencia acumulada de cada actor, nuevas prácticas de desarrollo social, ambiental pero también económico.

No obstante, el punto más interesante de esta nueva configuración de trabajo tiene que ver con el futuro. Es que el potencial de esta relación es realmente interesante en cuanto al aprovechamiento pleno de las competencias que cada actor puede aportar desde su posición. Por eso ya no sorprende encontrar profesionales con experiencia en el medio asociativo al servicio de grandes empresas o trabajando como consultores de proyectos de RSE de todo tipo y alcance. El valor agregado de esta colaboración se apoya en la posibilidad de compartir capital humano, de forma que las ONG (asociaciones, fundaciones, etc.) se conviertan en una suerte de brazos sociales de empresas con las cuales comparten valores similares.

Los beneficios de este sistema donde el capital inmaterial permite optimizar las políticas societarias son evidentes. Las alianzas, se sabe, mejoran la comunicación y sobre todo contribuyen enormemente a reforzar la innovación a través de la mejor distribución de recursos y a la adaptación de estrategias. De esta forma las empresas se ven favorecidas al lograr un mayor impacto de sus programas de RSE y las ONG al recibir recursos económicos y administrativos que les permitan crecer vertical y horizontalmente.

Esta suerte de entendimiento funciona finalmente como una palanca de transformación que permite generar un economía más inclusiva disminuyendo el impacto ambiental, evitando la relocalización y sobre todo reforzando la coherencia de los objetivos de unos y otros. Los resultados de muchas empresas que trabajan en estrecha relación con ONG pero también con asociaciones y fundaciones de desarrollo son sorprendentes. La divulgación de los mismos en foros, simposios y conferencias contribuye igualmente a su aceptación. El Foro Mundial Convergencias 2015 celebrado recientemente en París fue la mejor muestra de esta realidad para todos los que tuvimos la suerte de asistir y discutir con sus exponentes.

Estos nuevos "puentes de trabajo" han favorecido asimismo la construcción de las condiciones idóneas necesarias para implicar de lleno a los sectores privados más reacios y adeptos del “all profit”, mutando la visión filantrópica de sus actividades (lo que es una muy buena noticia). Lamentablemente esta tendencia se restringe sobre todo a la realidad europea y no goza todavía de una aceptación plena en nuestro continente, por lo que en nuestro caso habría que preguntarse seriamente donde nos encontramos en este aspecto. Lo único cierto es que la sociedad latinoamericana esta cambiando su forma de pensar en cuanto a sus demandas sobre respeto, desarrollo y medio ambiente, eso lo sabemos. Ahora… ¿no sería conveniente que el sector empresarial en sentido amplio, busque convergencias con el tercer sector para hacer frente más eficientemente a este pedido?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario