martes, 16 de octubre de 2012

La importancia de la evaluación del impacto social


Por: Pablo Fernandez S. La evaluación del impacto social es una de las herramientas más importantes para diseñar estrategias de desarrollo y como tal, tanto empresas como organizaciones del tercer sector la han ido adoptando progresivamente a lo largo del tiempo. Esta herramienta sirve para ayudar a empresas sociales, beneficiarios y coordinadores de programas de RSE en la toma de decisiones (inversión, apoyo, estrategia, optimización) y en algunos casos ya se considera como indispensable. Esto no sorprende, si consideramos que frente a una realidad compleja se requiere de un cierto rigor y pragmatismo necesario para entender que la dimensión económica es un medio y no un fin, y por ende, los factores que la influencian son mucho más disímiles y complejos.

¿Pero que es la evaluación de impacto social? Según los especialistas, se trata de un método que reúne aquellos elementos y medios disponibles, dependientes e independientes, que sirven para analizar y descifrar una realidad social. Los mismos varían según una multitud de factores a menudo influenciados por los objetivos y metas de cada organización. Por ello cuando se habla de métodos clásicos, gubernamentales, filantrópicos, etc. por lo general, se tiende a generalizar y circunscribir ciertas estrategias según el tipo de organización que las lleva a cabo.

Ante desafíos que implican el desarrollo social y sus vicisitudes, evaluar el impacto social se presenta como una excelente alternativa de análisis, sobre todo cuando los resultados obtenidos son utilizados según la lógica de una empresa u organización particular. No obstante, su utilización no es siempre la adecuada. El problema más recurrente suele manifestarse cuando se desea comenzar el estudio y se enfrenta el dilema de escoger el método más adecuado cuando no existen estándares ni normas específicas definidas.

En este sentido lo más importante es entender que, como toda metodología, la evaluación responde a principios que deben respetarse antes de comenzar cualquier iniciativa. La experiencia nos indica que:

- Aceptar e integrar la complejidad social (¿cómo abordarla? ¿cómo diagramar las acciones?).
- Visualizar la evaluación como un proceso transparente para obtener información útil (debe tener un fin específico válido para la estrategia de la organización).
- Basar las escogencias metodológicas en nuestro plan de trabajo inicial (¿cuáles son nuestros objetivos? ¿que información estamos buscando? ¿que dificultades enfrentamos?).

pueden ayudarnos mucho a sortear las dificultades iniciales. Además, responder adecuadamente a estos cuestionamientos nos debería permitir dilucidar la estrategia más adecuada de acuerdo a nuestras necesidades, a la pertinencia social y al tipo de indicadores que deberemos utilizar. En algunos casos el trabajo de sociólogos expertos en estudios de terreno puede convertirse en una excelente alternativa para aportar peso científico a nuestra evaluación.

El análisis del impacto social nos permitirá entonces identificar una serie de elementos que podremos utilizar tanto para diseñar proyectos desde cero como para calcular el costo-beneficio (valor social de retorno) de una determinado programa.

Por último es necesario destacar que no hay que focalizarse en los métodos científicos porque no siempre son relevantes para un proyecto, voilà la importancia de identificar eficazmente los objetivos de la organización y la finalidad real de sus acciones para encarar o no una evaluación de impacto social.

4 comentarios:

  1. muy buen aporte, pero tengo una duda si es tan importante el aspecto social, es de igual importancia el aspecto cultural ¿si o no?

    ResponderEliminar
  2. muy buen aporte respecto a el aspecto social y la importancia que esta ejerce dentro de la formulacion de programas y/o proyectos, pero me genera una inquietud ¿ que tan importante es el aspecto cultural dentro de estas herramienta desarrollo? bueno espero haya algun tipo de respuesta se los agradeceria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, el aspecto cultural es muy importante en cualquier herramienta para el desarrollo de proyectos. La razón principal radica en que los contextos circunscriben muchos aspectos que no pueden estandarizarse. En consecuencia el aspecto cultural será un insumo de vital relevancia para cualquier evaluación de impacto social o ambiental. Saludos.

      Eliminar
  3. muy buen aporte, pero tengo una duda si es tan importante el aspecto social, es de igual importancia el aspecto cultural ¿si o no?

    ResponderEliminar